Renueva tu cocina cambiando sólo las cortinas

A menudo subestimamos el poder de las cortinas de cocina: una buena elección de este elemento ayudará a renovar el estilo de la estancia, ya sea de la mano o no de una reforma general. Aquí te damos algunas ideas al respecto, indicando qué características deben reunir todos los modelos de cortinas para cocina, cuáles son sus estilos principales y qué recomendaciones se pueden tener en cuenta a la hora de elegir la tuya.

Cómo deben ser las cortinas para cocina

Hay tres características fundamentales que deben reunir las cortinas para cocina. La primera de ellas es su capacidad para dejar penetrar la luz. La luminosidad es un aspecto fundamental en cualquier cocina para una mejor preparación de los alimentos, por lo que los modelos oscuros suelen descartarse, salvo situaciones excepcionales. Por otro lado, la opacidad de las telas para cortinas de cocina es más necesaria cuando esta estancia está en el piso bajo y la ventana se sitúa a la vista desde la calle: disminuyendo su transparencia, se logrará un plus de privacidad.

Otra característica que no es secundaria es la facilidad para ser recogida. Dado que en la cocina es habitual tener las manos sucias o mojadas, un sistema automático o sencillo de usar facilitará enormemente esta tarea.

Por último, es también importante que se puedan lavar en la lavadora o que se puedan limpiar de forma cómoda, pues las cortinas para cocina están más expuestas a la suciedad por grasa y otros elementos.

Estilos de estas cortinas

Hay gran variedad de estilos en este elemento del hogar, aunque se pueden clasificar en dos grandes grupos: las modernas y las clásicas. Las cortinas de cocina modernas son más apropiadas para apartamentos urbanos o para viviendas unifamiliares de vanguardia. Suelen caracterizarse por sus superficies lisas o con decoración geométrica no recargada.

Por el contrario, las cortinas clásicas funcionan mejor en casas situadas en entornos rurales, donde la cocina también se impregna de un aire tradicional. Además, tienen cabida en casas y apartamentos donde el gusto retro sea evidente. Este tipo de cortinas se suelen caracterizar por una mayor profusión decorativa, a menudo con bordados y encajes.

Cómo renovar la cocina con la cortina

La elección de una cortina puede ayudar a renovar la cocina y su estilo, pero no debe interpretarse como un elemento aislado ni de resultados mágicos. Debes decidirte por una u otra en función del resto de elementos principales de la estancia, con quienes deben tener una cierta sintonía.

Por ejemplo, si los electrodomésticos más destacados y el mobiliario de la estancia tienen un color original, puedes añadir esos mismos tonos a la cortina o a sus detalles. Igualmente, si las paredes de la cocina están alicatadas con azulejos, puedes elegir una cortina que continúe con dicho patrón o con sus tonos más destacados.

Y un detalle que debes tener el cuenta es que las telas para cortinas de cocina, modernas o clásicas, matizan la luz que entra en la estancia, variando su color. Por ello, lo más recomendable es que la luz natural filtrada tenga un color similar al de la luz artificial que proporcionan las lámparas o focos de la estancia, para una perfecta unidad en todo el ambiente.