Cortinas y estores, una pareja perfecta para tu hogar

Si instalar cortinas puede transformar la apariencia de una habitación, imagínate al combinarlas con estores. Algunas personas piensan que juntarlos satura la decoración, pero la verdad es que su combinación crea los espacios más frescos, elegantes y acogedores de todos.

Además, los estores ayudan a regular más la luz y tener un mejor control de la privacidad, por lo que son también muy útiles. Especialmente, en los dormitorios, donde se necesita bloquear la luz del sol para descansar, y evitar que se vea el interior desde afuera.

Para que las cortinas y los estores luzcan en armonía, existen algunas pautas de estilo que compartiremos contigo.

Cómo combinar cortinas y estores

Elige los estores primero

Comprar los estores antes que las cortinas hace el proceso mucho más sencillo tanto desde la perspectiva de su instalación como de su combinación.

En primer lugar, para que los estores y las cortinas tengan un buen aspecto estético, ambos deben instalarse en el mismo nivel. De esta forma, no se verá el soporte de los estores por debajo del inicio de la cortina y evitarás una decoración desorganizada y poco atractiva.

Por ende, escoger e instalar los estores ante todo es el primer paso para lucir unas bonitas ventanas.

En segundo lugar, al tener los estores primero, podrás escoger entre una amplia gama de cortinas para combinarlos. En cambio, si compras las cortinas antes, encontrar unos estores que le acompañen puede ser más complicado.

Para elegir los estores adecuados ten en cuenta los siguientes puntos:

  • No olvides el propósito: la tela de los estores depende de qué tanta luz y visibilidad quieras bloquear, de modo que debes elegir entre telas delgadas y gruesas.
  • Evalúa su mecanismo: debido a que los estores están destinados a funcionar junto con las cortinas, su mecanismo de repliegue no debe interferir con el curso de estas. Para evitar este problema, los estores que se mueven hacia arriba y hacia abajo son los mejores.

Combina los colores

La armonía entre las cortinas y los estores depende, en gran medida, de la combinación entre sus colores. Para tener éxito en esta tarea, recuerda estas normas básicas de decoración:

Repite el color de las paredes

Para conseguir un aspecto elegante y austero, usar el mismo color de las paredes en las cortinas y los estores es lo más recomendable. Este diseño luce muy bien cuando las paredes son de colores claros, pues aporta luz y da una sensación de equilibrio y orden.

Usa una paleta de colores monocromática

En caso de que quieras agregar un contraste sutil, optar por una decoración monocromática es ideal. Este diseño implica usar el mismo color en diferentes tonalidades para crear espacios agradables y acogedores.

Para recrearlo, elige las cortinas de unos tonos más claros o más oscuros que los estores. Es importante destacar que cada pieza debe ser de colores sólidos; pues, de lo contrario, el aspecto podría variar y no ser el deseado.

Apuesta por los colores complementarios

Estos son los colores que se oponen entre sí en el círculo cromático. Este tipo de decoración es fresca y divertida, por lo que sugerimos su uso en los dormitorios de los niños. Por otra parte, también es adecuada para salas de estar en las que se quiere dar un toque de alegría y color.

Para que no luzca como una explosión de color demasiado vibrante y llamativa, aconsejamos cortinas con estampados de base neutra, cuyos detalles incluyen el color complementario de los estores.

Esta decoración también luce atractiva a la inversa. En este caso, las cortinas tendrían un color sólido mientras que los estores presentan un estampado con colores complementarios.

Aprovecha la versatilidad de los colores neutros

Cortinas y estores de colores neutros son perfectos para atenuar otros colores fuertes en la habitación. Además, brindan una apariencia clásica y sobria.

Lo mejor de este diseño es que ofrece diversas posibilidades de combinación, pues la mayoría de los colores neutros se llevan bien entre sí. Por lo tanto, puedes mezclar el blanco, beige, gris, marrón, negro y todas sus tonalidades sin temor a cometer errores.

La única consideración que debes tener en cuenta es seleccionar solo dos de ellos y de preferencia, uno claro y otro oscuro para crear un contraste agradable. Este diseño suele usarse con colores sólidos, pero también puedes hacer que una de las piezas tenga un estampado simple.

Luce los estampados correctamente

Los estampados le dan vida a la decoración, pues se convierten en centros de atención que marcan la diferencia en cualquier espacio. Sin embargo, hay que implementarlos con cuidado, ya que un uso excesivo de estampados deriva en un aspecto sobresaturado y poco atractivo.

Por ende, si tus paredes están tapizadas con patrones, no aconsejamos instalar cortinas o estores con estampados. Así mismo, recuerda que solo uno de ellos puede tener un acabado de este tipo para que exista armonía y equilibrio.

En definitiva, al combinar cortinas y estores las posibilidades son muchas y cada una destaca por su encanto particular. Entre todas las opciones que hemos recomendado, estamos seguros de que encontrarás la mejor para tu hogar.