Importancia de combinar las cortinas con el color de las paredes

Cómo combinar las cortinas con la pintura de tu casa

En decoración, un concepto es claro: todas las piezas en el espacio deben complementarse para crear un ambiente agradable. Cuando hay cortinas, es necesario que vayan a juego con el color de las paredes, ya sea en armonía o en contraste.

Para escoger las cortinas adecuadas, debes tomar en cuenta no solo el color de la pared sino también los elementos decorativos de la habitación y el tipo de ambiente que quieres crear, pues puede ser vibrante y alegre o discreto y tranquilo.

Muchas veces, se subestima la importancia de tener unas cortinas acordes hasta que se aprecia su influencia sobre el aspecto de las habitaciones. Para que esto no te suceda y elijas las mejores cortinas para tu hogar, sigue nuestras recomendaciones.

Paredes y cortinas del mismo color

Si buscas una apariencia sutil y equilibrada, elige la tela de las cortinas del mismo color que tus paredes. Para darle un toque especial y evitar un aspecto aburrido, sugerimos telas con leves relieves que le den cuerpo y atractivo visual a la cortina.

También es posible instalar cortinas con estampados sencillos siempre que incluyan los mismos colores de las paredes. Por ejemplo, si la mayoría de las paredes son blancas y una de ellas es beige, el espacio de las cortinas es un buen lugar para combinar ambos colores de manera elegante y discreta.

Estas combinaciones exactas de color brindan un acabado limpio y ordenado.

Patrones monocromáticos

Las cortinas unicolores ofrecen una apariencia clásica que nunca pasa de moda. Para recrear una decoración siguiendo patrones monocromáticos, fíjate del color de tu pared y elige cortinas dos tonos más claros o más oscuros.

Por ejemplo; si tus paredes son beige, la cortina puede ser marrón o beige muy claro. Antes de tomar la decisión, considera que los colores oscuros crean un punto focal más marcado debido al contraste; mientras que los colores claros no son tan apreciables a simple vista y aportan más luz al espacio.

Este diseño funciona muy bien en dormitorios y salas de estar, ya que son ambientes que requieren la discreción y la tranquilidad de una escala monocromática.

Paredes vibrantes, cortinas neutras

Si tus paredes son de colores llamativos, unas cortinas de tonalidades neutras evitará sobresaturar el espacio y lograr un aspecto equilibrado. En este diseño, las cortinas blancas son las más utilizadas, pues combinan muy bien con paredes de colores cálidos y fríos.

Las cortinas beige, marfil o crema son también buenas opciones, al igual que las grises. No obstante, hay que saber que las primeras lucen bien con paredes de color cálido mientras que las últimas, con paredes de color frío.

Para hacerlas más atractivas, se le puede agregar una línea del mismo color de la pared en el borde superior o inferior.

Paredes neutras, cortinas estampadas

Si tus paredes son blancas o beige y quieres darle un toque de color a la habitación, unas cortinas estampadas son la mejor alternativa. En este caso, considera los elementos decorativos existentes, pues estos dan pistas sobre la paleta de color que puedes usar en tus cortinas.

Una paredes neutras dan la libertad de elegir entre un patrón de estampado sencillo o uno complejo. El primero mantendrá el espacio elegante y clásico, y el segundo brindará un punto focal marcado y disruptivo. La decisión final dependerá de las impresiones que quieras causar cuando los demás entren en la habitación.

Cortinas de colores complementarios

En el círculo cromático, los colores complementarios son aquellos que se encuentran en frente de cada color. De este modo; si la pared es amarilla, la cortina debería ser violeta o si es naranja, la cortina debería ser azul.

Si se utilizan cortinas unicolores siguiendo este patrón de diseño, el resultado será un alto contraste y un gran atractivo visual, por lo que son ideales para crear ambientes divertidos y alegres.

Otra alternativa para lucir este diseño es optar por telas estampadas que contengan el color complementario en algunos detalles y a la vez, presenten un color neutro de base. Así, la combinación lucirá ingeniosa y más sutil sin dejar de ser divertida.

Cortinas de colores análogos

Al tomar como referencia el círculo cromático, se pueden crear diversas combinaciones. Una de ellas es la de los colores análogos. Estos son los colores que se encuentran a los lados de cada color.

De acuerdo con este principio, a unas paredes amarillas le corresponden cortinas con detalles naranjas o verdes claro. Al igual que el anterior, este diseño tiene un aspecto divertido aunque de menor contraste y más amigable, por lo que se recomienda para el dormitorios de los niños.

Las paredes y las cortinas pueden combinarse según los gustos y las preferencias de cada quien. Cuando se eligen con cuidado, es posible crear ambientes clásicos, frescos o alegres para causar las mejores impresiones, así que no subestimes esta decisión tan importante para tu hogar.