Cojines decorativos

Los cojines o almohadones son el accesorio decorativo indispensable para conseguir una casa confortable. No pueden faltar en ningún espacio acogedor de la casa y en el mercado existen cojines para muebles de la sala y cojines para las habitaciones.

Los cojines para sofá pueden colorear un aburrido ambiente en cuestión de segundos. Y los cojines para cama pueden darle un toque único y personalizado a una decoración simple y sin vida en la habitación. Además de los cojines para interior, también se llevan cojines modernos para ambientes en exteriores creando estancias solariegas.

Leer más

La mayor ventaja de los cojines es que podemos encontrarlos en diferentes formas, tamaños y estilos y se pueden combinar con otros accesorios como mantas, cortinas e incluso alfombras. Y si no encuentras el que buscas siempre podemos encargar a pedido cojines decorativos personalizándolos a nuestro gusto.

 

Los cojines según su función

Para cada ocasión y lugar existe un modelo de cojín ideal, ya sea sobre la cama, el sofá, el taburete en el vestidor o el pasillo, las sillas de la cocina o en las habitaciones.

Los cojines para sillas son ideales para aumentar la comodidad de las mismas, especialmente las de la cocina o el comedor cuando están hechas de materiales duros como la madera, o fríos como el metal.

A lo largo del día, la funcionalidad de los cojines puede cambiar, como en el caso de los cojines para cama o almohadones, que pasan de ser elementos decorativos durante el día, a ser objetos destinados a ofrecer relax y confort al caer la noche.

La función que cumple el cojín en un ambiente también define su tamaño y su relleno. Los almohadones para cama y los cojines para sofá suelen tener unas medidas de 80×80 cm, lo que garantiza un buen descanso de la cabeza.

Sin embargo, los cojines de decoración suelen ser un poco más pequeños, con un formato de 40×40 cm para ubicarlos sin problemas sobre sillones o butacas.

Los cojines para sillas son los que se encuentran en una mayor variedad de tamaños y formas, pues deben ajustarse de manera óptima a cada asiento.

Por último, los cojines modernos de mayores dimensiones son lo que se usan como sustitutos de los asientos convencionales, siendo los pufs los más populares.

 

El relleno de los cojines

Dependiendo del uso que le demos a los cojines vamos a optar por un relleno u otro. Así, por ejemplo, los que sirven como sustitutos de sofá y sillones, utilizados para sentarse, deberán llevar un relleno duro y estable para soportar el peso de una persona sin deformarse.

Por su parte, los cojines para las sillas deben tener un relleno medio o blando, pero estable, ya que su función principal es aumentar la comodidad de la silla en sí.

Los cojines para sofá y los almohadones para la cama, deben tener un relleno que aporte suavidad y adaptabilidad.

El relleno es especialmente importante cuando se trata de cojines para exterior, como los utilizados en sillas de jardín, reposeras o hamacas. En este caso hay que optar por tejidos fuertes y resistentes a diversas condiciones meteorológicas.

 

Los colores de los cojines

En un ambiente decorado, debe reinar la armonía, pero esto no quiere decir que todos los elementos decorativos deben ser del mismo color, sino que sean distintos pero complementarios entre sí.

En los ambientes modernos y minimalistas la decoración se mantiene con colores neutros. Sin embargo, podemos agregar cojines con patrones llamativos que cumplan con el objetivo de realzar, pero sin quebrar el balance con el resto de elementos que definen el estilo.

Si nuestra idea es romper con la monotonía de un ambiente, mejor será no caer en la tentación de poner cojines decorativos de múltiples colores y estampados, pues son difíciles de combinar con el resto de la decoración. Es mejor optar por colores vibrantes que resalten, pero que continúen siendo un acento de tonalidad moderada.

 

Cojines decorativos

Los cojines decorativos pueden aportar a un ambiente un cambio radical que se perciba fácilmente pues se presentan en estampados, colores, tamaños y formas muy variados.

La cantidad de cojines también importa, según el estilo que hayamos elegido. Para un estilo tradicional, debemos colocar un número par; para un estilo moderno, un número impar.

Si queremos decorar nuestro salón en estilo boho, escogeremos cojines con estampados étnicos y colores llamativos, que nos recuerdan a las especias de los bazares, y se puede completar la decoración con lámparas metálicas y pufs para sentarse en el suelo.

Para aportar un toque clásico a la sala, se pueden optar por cojines decorativos con una o varias borlas.

Una decoración moderna y juvenil se logra apostando por cojines con formas (de animales, de coches, cupcakes, etc.), o con imágenes personalizadas estampadas. En este sentido, también se llevan cojines de lana, o adornados con botones de distintos tamaños, formando figuras.

WhatsApp