Cortina Enrrollable ES

Cómo elegir bien las cortinas para sala y acertar

La armonía de una estancia se la debemos en gran parte a las cortinas. Cuando las cortinas para sala están en consonancia con su estilo decorativo, aportan funcionalidad y personalidad a toda la estancia. Sin embargo, una elección incorrecta puede hacer que nuestro salón sea estéticamente incómodo a la vez que poco funcional.

El tamaño de las cortinas para sala

A la hora de elegir cortinas del salón, es importante tener en cuenta el tamaño de la estancia y de la ventana. Si la sala tiene grandes dimensiones, acertamos con cortinas de techo a suelo, optando por textiles con diseños verticales cuando el techo es bajo.

En cuanto a la ventana, si ésta es pequeña pero está en una sala grande, es estéticamente recomendable que las cortinas para sala excedan bastante las dimensiones de la ventana. Pero si la estancia fuera pequeña, será más adecuado colocar una cortina sencilla y del mismo tamaño que la ventana, para no saturar visualmente la estancia.

¡Que se haga la luz!

El principal objetivo de las cortinas del salón, y de todas en general, es filtrar la luz en distintos grados, según el gusto personal y el estilo decorativo de la estancia. Para crear o potenciar ambientes luminosos es recomendable elegir tejidos traslúcidos que al mismo tiempo nos protejan de miradas indiscretas. Pero si se busca más privacidad tienes la opción de elegir cortinas para sala de tejidos densos, o bien, cortinas dobles con un lienzo opaco y otro traslúcido.

Vestir las ventanas

Las cortinas del salón han evolucionado. Hoy en día, existen muchas formas de vestir las ventanas, entre las que podemos mencionar los estores, cortinas enrollables, cortinas venecianas, paneles, las cortinas de toda la vida, incluso combinaciones entre las diversas formas en una misma ventana.

Para elegir las cortinas del salón debemos tener en cuenta el estilo decorativo de los muebles y demás elementos decorativos como paredes, lámparas, adornos y similares. Porque nuestra elección debe complementar el estilo de la sala y no quedar como un elemento impostado en el ambiente.

Así por ejemplo, cuando contamos con un estilo decorativo clásico, un estor enrollable no serían la mejor elección para las cortinas de sala. Pero, si lo combinamos con una cortina de estilo clásico tipo visillo, esa contrastante modernidad se atenúa y el conjunto nos puede dar un resultado estético.

¿Qué colores o estampados elegir para las cortinas para sala?

Si quieres que las cortinas del salón sean un punto focal y desvíen la mirada hacia ellas te puedes decantar por colores contrastantes a la decoración de la estancia con grandes estampados (siempre que el salón no sea muy pequeño).

Por el contrario, si deseas que las cortinas del salón queden integradas en la decoración, lo cual es aconsejable cuando la estancia es pequeña, entonces tendrás que elegir tonos neutros o del mismo color de la pared y diseños lisos.

Las nuevas tendencias para las cortinas de sala

Tener en cuenta lo nuevo que hay en el mercado de la decoración es interesante a la hora de renovar las cortinas.

Se llevan los colores degradados horizontales en dos o tres tonos complementarios. La combinación de tonos es una tendencia que puede encajar, prácticamente, en cualquier estilo decorativo. Igualmente, la combinación bicolor horizontal en tonos opuestos o complementarios, dándole protagonismo al color inferior.

Los colores oscuros también son tendencia en cortinas para el salón, en todo tipo de textiles, incluso en terciopelo. Siempre que el ambiente sea luminoso y amplio podemos optar por cortinas oscuras complementadas con visillos.

Por último, aún se mantiene la tendencia de combinar dos modelos de diferente textil para las cortinas de sala, de esta manera se regula la entrada de luz de forma más eficiente al tiempo que se dá un aire renovado al ambiente. Por ejemplo, estores con cortinas, visillos con cortinas y estores enrollables con cortinas.

Aprovecha los espacios de luz en tu casa con estos consejos

¿Cómo aprovechar la luz natural? Ese es uno de los grandes objetivos de los interioristas, pero también el de cualquier persona que siente que su hogar no tiene la claridad que debiera. Por eso, en este artículo te damos algunos consejos para lograrlo, en algunos casos por medio de pequeñas acciones que apenas requieren de inversión y en otros casos con recomendaciones de reforma en determinados espacios.

Paredes de colores claros

Si entra poca luz solar en casa, lo último que deberías hacer es cubrir las paredes con colores oscuros, pues apagan la poca claridad que hay, dado que apenas tienen capacidad de reflejar la luz. Por el contrario, si optas por el blanco o por tonalidades cercanas a él, lograrás redistribuir dicha luz y, además, generar una sensación de luminosidad y amplitud del espacio. Si bien el blanco es la opción con mayor potencia en este sentido, hay otras tonalidades con capacidad muy parecida y que estilísticamente tienen mayor personalidad. Puedes recurrir a ello por medio de la pintura pero también mediante papel tapiz, una solución estrella de Cortinaje.

Cortinas que aprovechan la luz

Tradicionalmente se ha considerado la cortina como un elemento del hogar que reduce la luz de casa, por lo que el consejo básico al respecto es utilizar telas no demasiado opacas de colores claros, que permitan que la luz se filtre por ellas, sin restar claridad al ambiente. Sin embargo, han surgido nuevos modelos realmente innovadores que no solo no reducen la luz, sino que además la amplifican. Es el caso de Silhouette Hunter Douglas, unas cortinas regulables fabricadas en poliéster que, gracias a sus paneles en forma de silueta, dispersan la luz natural que entra por la ventana. Y por supuesto, cuando se desee tener la ventana libre de obstáculos, se pueden enrollar por completo en un cabezal recubierto de tela.

Espejos que reflejan imagen y luz

Los espejos no solo reflejan la imagen, sino también la luz. Por tanto, el uso inteligente de estos elementos en determinados puntos de la estancia puede ser una buena forma de reutilizar la luz natural que llega. Eso sí: tendrás que evitar el reflejo directo de los rayos UV, puesto que pueden resultar molestos y dañinos al ojo humano, a los muebles de la habitación o a otros elementos contenidos en ella.

Reformas ‘anti tabiques’

Y si tienes la posibilidad de realizar una reforma en casa, lo ideal sería minimizar el uso de tabiques para dividir espacios, pues suponen una barrera para la circulación de la luz solar en casa. Por tanto, puedes optar por realizar divisiones con amplias cristaleras, delimitar las zonas con alineaciones de finas vigas decorativas o incluso dejar la estancia totalmente diáfana.

Iluminación artificial que imite el natural

Hasta aquí hemos mencionado consejos sobre cómo aprovechar la luz natural pero, ¿qué ocurre si apenas llega al interior? En ese caso, puedes buscar efectos con luz artificial que imiten la luz solar, por ejemplo por medio de iluminación oculta, empleando focos con una temperatura de color similar a la luz blanca solar: 3000K.